¿Sueñan los androides con ser estrellas de cine?

Recuerdo haber leído hace algunos años, con motivo del estreno del filme Blade Runner de Ridley Scott, un comentario en la prensa escrita acerca de que Philip K. Dick era uno de los escritores más difíciles de adaptar al cine o a la TV debido a lo personal y complejo de su estilo y argumentos; comentario que hoy en día resulta cuanto menos chocante, ya que una rápida consulta en la IMDB nos muestra que Dick es uno de los escritores de CF más aprovechados por el cine, por delante de otros clásicos más “asequibles” como Asimov o Heinlein.
Sin duda alguna, la película dickiana por excelencia seria la antedicha Blade Runner (1982) en la que él a ratos genial director Ridley Scott, con la colaboración de los guionistas David Webb Peoples y Hampton Fancher realiza una muy libre adaptación de la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? superando (a juicio de quien esto escribe) en muchos aspectos, incluido el título, la idea original del escritor. Scott impregnó la cinta con su personal estilo cinematográfico de reminiscencias videocliperas, potenciando los elementos cyberpunk y dándole una atmósfera oscura y decadente que ha creado escuela. Personalmente, yo siempre he preferido la versión “comercial” que llegó a los cines con la voz en off y el final extendido que la posterior versión del director, más fría y ambigua, aunque reconozco que en cuestión de gustos no hay nada escrito.
Como detalle anecdótico, señalar que el escritor y discípulo de Dick, W. K. Jetter, escribió una serie de continuaciones al filme de Scott donde intentaba conciliar el argumento de la película con la novela original de Dick con resultados desiguales. En España aparecieron al menos tres de estas secuelas publicadas por la hoy extinta Martínez Roca.
Tras Blade Runner se podría mencionar el filme Terminator (1984) de James Cameron como otra de las grandes adaptaciones dickianas, aunque en los títulos de la película este no aparezca acreditado y si se mencione, en cambio, a Harlan Ellison. Sin embargo, siempre me ha parecido que las escenas ambientadas en el futuro con los ejércitos de Terminators asediando a los reductos de humanidad, y en concreto esos androides que casi parecían humanos para introducirse en los búnkeres de la resistencia le debían mucho a una novela corta de Dick titulada La segunda variedad. En ella el autor nos habla de una guerra futura donde los humanos han creado armas robóticas para combatirse, pero que a partir de cierto punto cobran conciencia y se vuelven contra sus creadores exterminando a ambos bandos por igual. De hecho, las máquinas empiezan a fabricar diversos modelos – o variedades – de robots humanoides para infiltrarse en las fortificaciones de los humanos y poder destruirlos desde dentro, tal y como acontece en el filme de Cameron. Curiosamente, hay una adaptación mucho más fiel de este relato que si reconoce la autoría de Dick: Asesinos Cibernéticos (1995), protagonizada por un Peter Weir post-Robocop.
A mayor abundamiento el filme de Cameron ha influido en numerosas películas posteriores, como es el caso de la trilogía Matrix (1998) de los hermanos Wachowski.
La tercera gran traslación de una obra de Dick a la gran pantalla fue la que realizó el gran director holandés Paul Verhoeven en Desafío Total (1990) a mayor gloria de un por entonces en la cumbre Arnold Schwarzenegger que curiosamente había interpretado al Terminator T-800 de la película de Cameron. Adaptación muy libre del relato Podemos recordarlo todo para usted, se trata de un espectacular filme de ciencia ficción que obtuvo unos sabrosos resultados en taquilla, resultados que ayudaron a fomentar la idea de que Dick era un autor “rentable” y abrieron camino a nuevas adaptaciones posteriores como Infiltrado (2002) de Gary Fleder, protagonizada por un Gary Sinise pre-CSI NY, o Minority Report (2002), un súper espectáculo de ciencia ficción firmado por el tandem Spielberg & Cruise (que repetirían juntos pocos años más tarde con otra adaptación clásica del género como es La guerra de los mundos de H. G. Wells). Al año siguiente sería un John Woo en horas bajas el que recurrió al maestro Dick para filmar Paycheck, interpretada por Ben Affleck y Uma Thurman. Pese a todo, el resultado de la película no pasó de correcto y apenas difiere de uno de los habituales espectáculos de acción del director.
Paycheck cierra, hasta la fecha, y sin ánimo de ser exhaustivos, la lista de adaptaciones ilustres de obras de Philip K. Dick; y aunque se trate de una lista amplia, y repleta de títulos importantes, conviene recordar que se trata en su mayoría de guiones inspirados en relatos cortos en vez de novelas (a excepción de Blade Runner) y muy libremente adaptados y estirados para extender la idea original de Dick de varias páginas a un filme de unos 90 a 120 minutos de duración. Pendientes de que algún estudio vuelva a fijarse en el autor de El hombre en el castillo para rodar una nueva superproducción podemos ir haciendo boca entretanto con una nueva edición de Blade Runner en DVD que recoge en un solo pack diversas versiones de este filme de culto.

ACTUALIZACIÓN:

 A día de hoy habría que añadir A scanner darkly (2006) del cineasta Richard Linklater, así como el remake de Desafio Total (2012) dirigido por Len Wiseman con el irlandes Colin Farrell tomando el relevo de Arnold Swcharzenegger.

Comentarios

Jorge Iván Argiz ha dicho que…
Interesante, como siempre. ¡A ver si te prodigas un poco más, que tus lectores nos impacientamos!
GeckoBrother ha dicho que…
Muy interesante el artículo. Pero permiteme que te corrija, Paycheck no es la última peli que adapta a K Dick, sino "Scanner Darkly" de Richard Linklater que se estrena estos días en el festival de Sitges.

Un saludo.
Alejandro Caveda ha dicho que…
A mi también me gustaría, amigo Jorge Iván, pero entre que tengo poco tiempo y los problemas que me da el Blogger me cuesta prodigarme más de una vez a la semana :o)
Alejandro Caveda ha dicho que…
Correcto Geckobrother, me enteré de la noticia cuando ya había colgado el post así que está bien que lo comentes para actualizarme. Estoy impaciente porque la estrenen en el cine, porque por lo que he leido en varias revistas e internet tiene muy buena pinta. No dudes que en su momento la reseñaré en este vuestro blog. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Y PENSAR QUE LA VISTE CONMIGO (ME REFIERO A BLADE RUNNER) HACE LA FRIOLERA DE 22 AÑOS EN EL ARANGOM,QUE VIEJOS SOMOS
Alejandro Caveda ha dicho que…
Si, y además me acuerdo que fuimos a verla de chiripa, vamos, casi porque no había otra cosa. La vida es así. Ahora el Arango es una Corporación Dermoestética, Harrison Ford está para el asilo y Ridley Scott no levanta cabeza. Sic transit gloria mundi :o)