Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /09


Entrada #33 (20/05/2017)

Imposible conseguir un ejemplar del número especial de diciembre de la revista Fever Dreams. En realidad, la revista era un fanzine publicada por un grupo de admiradores de Lovecraft y su obra, la cual tenía una tirada muy limitada e iba dirigida, sobre todo, a los suscriptores. Lo más que he conseguido es una versión mutilada en PDF a través de Internet, donde además de la publicidad de la época, faltan páginas enteras. He intentado averiguar qué es lo que falta a través del índice, pero esa es precisamente otra de las páginas que han omitido. La mayoría de las ausencias parecen tener que ver con Bierce, Chambers y el Rey de Amarillo, o mejor dicho, con la naturaleza de Carcosa antes de pasar por el filtro de los Mitos de Cthulhu.
Hay una puerta que no he probado. Entre los papeles de Marten está la dirección de un portal de Internet llamado El club Carcosa, posiblemente una comunidad de fans que han tomado el nombre del antiguo local para su página web a modo de homenaje. Tal vez ellos puedan conseguirme una copia completa de la revista, o al menos, conseguirme una reproducción de las partes que le faltan a la mía.

Mal comienzo. La página de Bienvenida del portal es un fondo negro sobre el cual unas letras en color rojo y gótica cursiva anuncian:
"Bienvenidos al club social Carcosa".
Sin embargo, no hay forma de ir más allá, no como visitante, a menos que tengas una contraseña o clave de usuario y la página no ofrece ninguna pista de cómo conseguir cualquiera de ellas. Únicamente arriba y a la derecha aparece un enlace de "Contacto", que remite a un formulario donde debes dejar tu mensaje, así como tus datos personales y una dirección de correo electrónico válida.
Pasé la siguiente media hora creando una identidad digital falsa para contactar con quién estuviese al otro lado de la página. Finalmente me decanté por Lara Weston, estudiante de 21 años, con una cuenta de correos nada sospechosa en GMX. Tras escribir en el recuadro de contacto que había oído hablar del club y que me gustaría saber más de sus normas e intereses, le di al botón de Enviar, confirmé el envío, y me dispuse a esperar pacientemente la respuesta.
Hace varios días que no paso por la oficina, ni contesto al teléfono. Me pregunto qué pensarán mis antiguos compañeros, si ya me dan por desaparecida, al igual que Marten, o simplemente no se han dado cuenta de mi ausencia. Después de todo, en un planeta de casi 7.000 millones de almas, ¿qué supone una persona, más o menos?

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…