Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /10


Entrada #34 (23/05/2017)

Sin noticias del Club Social Carcosa en Internet. He tenido que salir a la calle para hacer algo de compra pero, sobre todo, para que me diese el fresco. Aun siento esa sensación extraña, irreal, de andar colocada todo el día y a todas horas, pese a que a estas alturas mi cuerpo ya debería haber expulsado cualquier clase de sustancia que me hubiesen introducido (si es que lo habían hecho, claro). Por si acaso he pasado por la farmacia, antes de acercarme a la tienda de la esquina a comprar leche, pan, mermelada, mantequilla de cacahuete, algunas conservas y platos precocinados y un pack de coca colas Zero.
Al salir a la calle me ha parecido ver al otro lado una figura que me observaba semioculta entre varios vehículos aparcados, pero cuando he conseguido cruzar no he visto ni rastro de ella por parte alguna. ¿Me lo he imaginado o me estaba espiando de verdad? ¿Quién era? La capucha de la sudadera le ocultaba el rostro casi por completo, pero juraría haber percibido un atisbo de un ojo de color verde intenso bajo un mechón de pelo negro antes de que un autobús la ocultase de mi vista y desapareciese. Por un momento he pensado en preguntarle a los transeúntes, pero todavía no estoy tan desquiciada. Aún no.
Finalmente he dado la vuelta, aunque intentando observar con disimulo si alguien me seguía. Todo el mundo parecía ir a lo suyo, aunque de vez en cuando sorprendía alguna mirada de reojo que lo mismo podía ser de curiosidad que de extrañeza. ¿Qué tenía de raro, aparte de las bolsas de la compra? Mi aspecto era el mismo de siempre, el que había atraído a Marten y seducido a la dependienta de la tienda de música. ¿Había algo diferente, a mí alrededor, que yo no percibía, pero los demás sí? Por un momento sentí el impulso de picar a la puerta de mi vecino, un camarero en un local de moda que solía trabajar de noche y dormir durante el día, sólo para ver si lograba despertarle del todo y sentir algo de contacto humano. Finalmente, deseché la idea. Mi nueva yo deseaba acostarse con él (y ya de paso, hacer cosas mucho peores) pero algún rastro de la antigua Andrea me obligó a entrar en mi apartamento y cerrar la puerta tras mi con doble llave, no sólo para evitar que alguien de fuera entrara, sino por mi propio bien.

(Continuará)
 
© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

De ¿Sueñan los androides...? a Blade Runner 2049

En cierto modo, Blade Runner ha sido víctima de su propio éxito. Cimentado su estatus como Obra Maestra del Séptimo Arte, la película arrastra tras de sí a toda una legión de admiradores integristas que defienden a capa y espada que es imposible igualar (no digamos ya superar) al original, por lo que descartan de mano cualquier clase de precuela, secuela, continuación, spin-off o proyecto derivado que, en su opinión, pueda arruinar el prestigio del filme a cambio de un puñado de dólares (o menos aun). Sin embargo, en Hollywood quedan pocas vacas sagradas e incluso el propio Ridley Scott abrió la puerta a la especulación tras rodar Prometheus (2012) e insinuar que entre sus planes de futuro podría estar una precuela de su clásico de 1982.
Al final, no ha sido una precuela, sino una secuela (Blade Runner 2049), y el proyecto vendrá firmado por el cineasta y guionista canadiense Denis Villeneuve, mientras que Scott se reserva un papel como productor asociado. En cuanto al reparto, Ryan G…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…