Ir al contenido principal

Diario de Carcosa /11


Entrada #36 (28/05/2017)

Hoy ha pasado algo extraño, terrible, inquietante. Al levantarme he visto que tenía un mensaje en la bandeja de entrada, de parte del club social Carcosa. Cuál no sería mi sorpresa cuando al hacer doble click sobre el enlace me encontré con mi nombre en primera línea:
"Hola, Andrea. Gracias por ponerte en contacto con nosotros. Estábamos deseando hablar contigo".
La madre que me parió. ¿Cómo lo habían sabido? Me había inventado una identidad nueva, una dirección de correo electrónico nueva, e incluso había utilizado el sistema Tor para navegar anónimamente por la red profunda mientras realizaba todas las gestiones necesarias. Y ahí tenía la respuesta, no a nombre de Lara Weston sino al mío propio, y en mi propia bandeja de entrada. ¿Acaso mi cerebro me había jugado alguna mala pasada? Pero no, ahí estaba el correo de GMX, en la bandeja de salida, con el correspondiente icono de recibido y leído. Por un momento se me ocurrió la idea de consultar con un colega informático, pero tendría que darle demasiadas explicaciones, algunas de las cuales harían que llamase a mi médico particular apenas me colgase el teléfono.
"Gracias por ponerte en contacto con nosotros". La frase parecía normal y, sin embargo, tenía a la vez algo de inquietante. ¿Quienes eran "Nosotros"? ¿Por qué esperaban que me pusiese en contacto con ellos? Y, sobre todo, ¿de qué deseaban hablar conmigo? El mensaje no incluía nada más excepto un código de ocho números y letras acompañados de la inscripción: "Contraseña de invitado. Válida para un único uso".

(Continuará)

© Alejandro Caveda (Todos los derechos reservados).
Este relato ha sido registrado en Safe Creative (Registro de la propiedad intelectual) de forma previa a su publicación en el Zoco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Todos los Jack Ryan

Sin superar el record del agente 007, Jack Ryan ha conocido varias encarnaciones en pantalla, casi tantas como películas se han rodado sobre el personaje. Y es que, a excepción de Harrison Ford (que repitió en dos ocasiones) el resto de actores han pasado sin pena ni gloria, sin que ninguno de ellos haya terminado de acuñar en pantalla la imagen definitiva de este analista de la CIA ocasionalmente reconvertido en hombre de acción cuando las circunstancias le obligan a ello. Algo que puede cambiar si finalmente sale adelante el proyecto de una nueva serie de televisión basada en sus aventuras.
Creado en 1982 por el escritor norteamericano Tom Clancy, Ryan es una rara avis dentro del género de espías. Casado, hombre de familia, discreto, metódico y de firmes convicciones políticas, su perfil se asemeja más al de cualquier aburrido chupatintas de Langley que al de otros agentes célebres del cine y la literatura contemporáneas como James Bond o Jason Bourne, por poner dos ejemplos. A mayo…

Recordando Espacio 1999

Hoy quería recordar una de esas series míticas de nuestra infancia (o juventud, dependiendo de la perspectiva de cada uno) como es Espacio 1999, también conocida como Cosmos 1999 o Base Lunar Alfa, según el país de emisión.
Espacio 1999 fue una serie de ciencia ficción creada por Gerry y Sylvia Anderson (responsables de otros títulos de éxito de la época como Thunderbyrds o UFO) para la cadena británica ITC Entertainment, que constó de dos temporadas emitidas entre 1975-1977. Dentro del reparto (compuesto en su mayor parte por secundarios y actores relativamente desconocidos) destacaba la pareja protagonista compuesta por Martin Landau (Almirante Koenig) y su mujer Barbara Bain (la doctora Helena Russell) famosos por su trabajo conjunto en otra producción televisiva mítica de la época, Misión: Imposible.
La premisa inicial de la trama no dejaba de ser original en sí misma. En el año 1999 (según la cronología de la serie) los depósitos de material radioactivo depositados en la Luna entr…

Una noche en el Gehenna /04

La entrada a la zona VIP se encontraba al otro extremo de la pista., así que Ruthven tuvo que cruzar la sala por tercera vez hasta llegar a las escaleras de acceso donde otro guardia de seguridad - que parecía el hermano gemelo del de la puerta - controlaba quien entraba y salía. El hombre se puso instintivamente en guardia al ver acercarse al bibliotecario.
- Esta zona es sólo para gente con un pase especial.
- Me están esperando - repuso Ruthven, de la que se sacaba del bolsillo una pequeña caja lacada de madera, y la abría para exhibir su contenido: un colgante que representaba a un sabueso alado tallado en exquisito jade verde, el cual había tomado prestado de los fondos de la Universidad para asegurarse el acceso a la zona restringida del Gehenna. El guardia asintió con la cabeza y se apartó para franquearle el paso. Las escaleras eran amplias, oscuras y recubiertas por una moqueta de color rojizo (a juego con la iluminación de la pared) que había conocido tiempos mejores. El úl…